Domingo 15 de Diciembre del 2019

Se siente, se siente… Allende está presente

 

Se siente, se siente… Allende está presente

Nunca como antes la esperanza de la consigna del título de esta nota ha tenido tanta valides; la escuchamos en las manifestaciones de estas últimas semanas en Chile y gritado en nuestros actos solidarios. Salvador Allende, la Unidad Popular y su programa, en pleno cumplimiento durante los mil días de gobierno popular, tienen hoy una vigencia incuestionable. El fascismo está a las puertas, o ya se ha impuesto en demasiados países. En nuestro continente, derrama desde Washington y le obedecen servilmente Ecuador, Brasil, Chile y a partir del domingo pasado, con un golpe no tan blando como tenía puesto de moda, le obedece Bolivia. En Europa el fascismo avanza en elecciones en Italia, en Polonia, en España, y crece en los otros países reviviendo el racismo de la variante alemana: el Nacional Socialismo, más conocido por “nacismo”.

Quedaremos hoy en deuda del desarrollo de lo planteado, no es solo una impresión, es la realidad del momento e insinúa que el modelo imperante implantado en 1973 con la muerte de Salvador Allende está en crisis lo que se asoma con mayor claridad, desvelando una conocida verdad: el fascismo es el instrumento extremo del capital para proteger sus intereses. En ello radica la necesidad de analizar en profundidad la situación actual.

Hoy la presencia de Allende y su obra son un imperativo, su figura simboliza y representa la necesidad de unir las fuerzas democráticas para detener el fascismo. El programa de la Unidad Popular, que él implementó con inmejorable consecuencia, contiene las bases de lo que debe hacerse para avanzar hacia una sociedad más justa. Su contenido es la negación misma de barbaridad fascista.

La federación Nacional Víctor Jara se ha hecho cargo de destacar los contenidos de ese Programa y la “presencia” de Allende como paradigma de los objetivos humanistas que deben orientar la política de un gobierno.

El 4 de septiembre, en un concurrido y emotivo acto la VJR celebró los 49 años del triunfo electoral de la Unidad popular. El programa y sus primeras 40 medidas fueron los protagonistas de ese acto. Vimos con gran claridad ese día el valor que esas ponencias tienen en el momento que estamos viviendo. Corolario de ello fue el que nuestra organización debía

conmemorar la asunción de Salvador Allende al poder. Con cierto atraso, derivado de los acontecimientos, el 8 de noviembre, celebramos el acontecimiento en un acto en que el profesor Lautaro Cotal nos hizo recordar, desde diferentes ángulos, el significado de la política allendista que se iniciaba ese inolvidable 4 de noviembre, cuando miles de chilenos felices vieron pasar por las calles a su presidente con la banda presidencial al pecho, para poner en práctica las primeras 40 medidas a partir del día siguiente.

Este recordatorio de tan importantes momentos ocurridos hace ya casi medio siglo generan el imperativo de levantar las ideas que abrieron esperanzas de un mundo mejor a toda la humanidad y contribuir a la generación de instrumentos que ayuden a derrotar al neoliberalismo. El heroico ejemplo de Allende, el programa de la UP y la consecuencia de quienes lo apoyaron e implementaron, son el material básico para elaborar un programa que supere el neoliberalismo. Por eso, instamos a los lectores de estas notas a adherir a la idea de hacer del 2020 -los 50 años del triunfo popular en Chile- el año en que se reediten las ideas de justicia social y dignidad del programa de la UP. Pensamos que así podremos contribuir también a la lucha por la paz, la dignidad que hoy cuentan con un “Chile despierto”.

Germán Perotti

14 de noviembre, 2019

 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.