Martes 18 de Junio del 2019

Artistas chilenos se reúnen en Estocolmo

 

Artistas chilenos se reúnen en Estocolmo

Martes 23 de octubre: una tarde memorable para la comunidad chilena. En ella, un buen número de connacionales y algunos amigos de otros pagos, convocados por la Embajada de Chile, el Instituto Cervantes y el Instituto Sueco Chileno de Cultura, se reunió para escuchar a tres artistas de nuestra nacionalidad, residentes en Suecia. Encuentro que fue anunciado además con el llamativo título “Arte, digitalización y globalización”. Se trata de la joven Carla Gariaschi, la artista múltiple Marilyn Oyarzún y el movedizo y consagrado Juan Castillo. Se inició el encuentro con la presentación de unos cortos videos, tanto de Carla como del productor y hábil camarógrafo Sergio Albornoz. Pudimos escuchar entonces los planteamientos acerca del quehacer artístico y las propias experiencias de esos artistas, moderados por nuestro emblemático organizador de eventos artísticos: Ricardo Donoso.

Memorable decíamos al comienzo, porque fue un encuentro que, por específico o limitado en su tema que fuera, difiere de las escasas temáticas que han logrado unirnos como chilenos en estos fríos. Todos sentimos que hemos devenido en comunidad sumida en una suerte de segunda diáspora, la cultural, apenas nos conocemos en ese plano. El martes 23 nos encontramos con un hecho que desemboca en una máxima: la creación no se deja amordazar, avanza en su propósito a pesar del desarraigo. Lo pudimos apreciar también durante la noche dictatorial, ahora lo confirmamos en la confusión que vive el sistema y las amenazas de guerra a nivel mundial.

Memorable encuentro de chilenos, también, porque artistas de dos generaciones, activos desde que éramos exilio o venidos más tarde, se unen para hablarnos de lo presente en el arte, contribuyendo a completar la visión del camino que va recorriendo el mundo. La globalización tiene dimensiones que van más allá de los monopolios, los carteles imperialistas y las amenazas ultra reaccionarias.

Satisface grandemente, se esté o no de acuerdo con lo planteado por los participantes en el panel, escuchar la franqueza con que Carla Gariaschi habla de la búsqueda de si misma en su trabajo; o a Marilyn Oyarzún, que nos hace prácticamente “ver” las moléculas en el aire que inspiran su múltiple quehacer artístico y qué decir de Juan Castillo, artista incendiario, locuaz, culto -probablemente el único que trabaja tanto en Chile como en Suecia- y su intento de captar la atención de la vista. Son ideas, maneras novedosas de hablar sobre el arte que nos ayudan a comprender lo que está sucediendo al margen de las ondulaciones de la bolsa de comercio y las reivindicaciones sociales, pero que estimulan la acción y orientar hacia dónde hay que caminar.

Es difícil salir de la sorpresa de asistir a un encuentro de ese calibre entre chilenos que viven a trece mil quilómetros, siguen enraizados en su país de origen, pero no abandonan su llamado a enriquecer la vida. Es también estimulante ver que lo que hace tiempo llamábamos “el exilio creador” es hoy una “comunidad creadora” a la que paulatinamente se va sumando la generación que llamamos segunda, y no tiene nada de “segunda”: es simple y llanamente la que está construyendo, con su doble arraigo: la cultura globalizada del futuro.

Quién tomó la iniciativa de organizar el evento que comentamos, aún no lo sé, pero es necesario agradecerle la iniciativa y a los que lo patrocinaron: Nuestra Embajada, el Instituto Cervantes y el Instituto Sueco Chileno de Cultura. Aspiramos a que, más allá del debate de los inmigrantes y su “integración”, hechos como éste mejoren la visión de lo que somos, tanto para Chile como Suecia.

 

Germán Perotti

24 de octubre, 2018


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.