Lunes 18 de Junio del 2018

De polo a polo

 

De polo a polo

Para sorpresa de muchos entre nosotros, las relaciones y contactos chileno-suecos, se hayan producido entre ambos estados, fueran de orden cultural o comercial o se trate de relaciones entre individuos, se han venido produciendo por más de doscientos años. Sabemos poco al respeto. Nos falta recopilar más antecedentes, describir sus trasfondos y consecuencias, enlazar sucesos ubicándolos en su contexto.

De lo que sí estamos seguros, es que esos contactos y relaciones se han venido intensificando durante los últimos cincuenta años. Mi experiencia personal es que, al venir a Suecia por estudios en 1964, a duras penas contábamos 10 chilenos residentes, hoy somos cerca de 60.000 medidos en dos generaciones. Tal aumento no es casual, conocemos sus dos razones principales, pero es también causa de la inquietud que queremos introducir y despertar interés. Una nota no basta para dar por conocido el proceso, menos aún mi experiencia personal.

Genera la inquietud sobre el tema que presentamos, el hecho del gran crecimiento de la presencia chilena en Suecia y lo poco que sabemos los residentes sobre la presencia de Suecia en nuestro país; presencia que, para sorpresa de muchos, es representada desde diciembre pasado por una espectacular inserción en un espacio público de Santiago: la “Vía Suecia”, el túnel de comunicación entre dos estaciones del metro de la capital. Interesante proyecto didáctico en el que participaron artistas chilenos residentes acá, junto a la tecnología sueca de la imagen, para dar a conocer este país al otro extremo del mundo en dos murales monumentales.


Si bien es cierto que para algunos el tema que ahora destacamos siempre nos ha interesado, no hemos estado a la altura de él. Es hora de reparar ese error y dejar constancia de su apasionante historia, además de entender que los lasos de amistad y colaboración entre ambos pueblos tienen canales funcionando fluidamente.

Es un cuento que tiene muchas facetas que, como ya hemos planteado, deben ser investigadas. Es posible que las relaciones sean anteriores a los doscientos años ya mencionados... concentrémonos en ellos por ahora. En todo caso, nuestro conocimiento sobre es fragmentario, sólo una serie de hitos que comienza con la venta sueca de la imprenta en que Fray Camilo Henríquez editó nuestra emblemática “Aurora de Chile”, nuestro primer periódico; sabemos que bajo la recién proclamada república Suecia intentó venderle cañones al gobierno de Bernardo O’Higgins; acabamos de enterarnos del viaje de un profesor chileno a comienzos del siglo 20, para estudiar los cambios en los planes de estudio de la educación primaria de Suecia, asignándole mayor importancia a los oficios: el “slöjd” de los suecos los trabajos manuales). Por otro lado, se nos está haciendo recordar que las relaciones diplomáticas entre Chile y Suecia cumplirán 200 años el 2019.

Es justamente en el área de los contactos puntuales que debemos profundizar, para entrelazarlos… si podemos, y construir esa interesante historia.

En otro plano tenemos el tema de la presencia de las empresas e industrias suecas en nuestro territorio, fenómeno que se acerca al centenario y está en permanente aumento.

Es necesario también que superemos los olvidos que la globalización neoliberal pretende imponernos. En el tema que abordamos en esta nota es inevitable rescatar la historia de esa inmensa solidaridad que el pueblo sueco nos brindó, incluyendo sus dificultades y a veces confusa orientación. Ya poco recordamos las marchas de cada 11 de septiembre hasta mediados de los años 80; casi nadie en la comunidad residente sabe hoy de la “Comisión Internacional Investigadora de los Crímenes de la Junta Militar en Chile”, cuya Secretaría General funcionó en Estocolmo; ¿Cuáles fueron las principales acciones de la LO (Central única de Suecia) en solidaridad con los trabajadores chilenos? ¿Qué rol jugó el “Chile Kommitté” en esa memorable solidaridad?

Los invito a investigar.

Germán Perotti

7 de marzo, 2018


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.