Viernes 23 de Agosto del 2019

En memoria de Volodia

 

                 En memoria de Volodia

Archivo y Biblioteca ha rendido homenaje a los cien años de Volodia Teteilbom Volovsky en el local de la asociación Víctor Jara en Estocolmo. El relato escrito por Enrique Duran en que sobre la narración de ciertos hitos históricos muestra la vida y el compromiso de un hombre entregado a una causa de lucha y liberaciónde los oprimidos tanto en el plano de lo político como en lo literario. Una lectura dramatizada por el grupo teatral "Fugamar" de una entrevista hecha a Volodia en revista Araucaria y finalmente un corto video donde a él se le entrevista sobre su quehacer literario fueron la expresión de un cariño y recuerdo a un hombre ejemplar.

Y es notorio y digno de destacar que en ese local donde se guarda y mantiene en alto el recuerdo de otro grande de la cultura como lo fue Victor Jara se realicen manifestaciones de este tipo tan alejadas de aquello que trata de imponerse en la sociedad actual: la farándula como la expresión viva de la mediocridad.

La cultura y respeto por la ciencia ha sido siempre una de las características de la lucha de los trabajadores y de sus organizaciones políticas quienes concientes de su valor la han incorporado como un elemento más de su diario quehacer libertario. Por eso es tan importante la lucha por una educación integral donde ciencia y cultura sean un derecho de todos y no sólo de aquellos privilegiados que puedan pagarla. Una educación que desarrolle el pensamiento crítico y no aquella que esté impregnada de mitos y fatalidades.

Y Volodia y Victor son eso: luchadores consecuentes que dedicaron su vida y obra a alzar la dignidad de su pueblo y por eso uno fue torturado y rematado por cuarenta y seis balas de metralla por aquel que se decia patriota y que termina como grosero ganapan mercader de autos usados en los Estados Unidos y conservando aún grado de oficial retirado del ejército de Chile. Y otro relegado varias veces en su vida en campos de concentración. Victor y Volodiarespectivamente.

Música, teatro y literatura son expresiones de un pueblo todo y no de una elite. Si uno fija la mirada en la realidad social comprueba que los gobiernos de la burguesía nada de esto les interesa de verdad y aquello que hacen lo dirigen a una minoria: la música sinfónica y la ópera, el teatro y la danza las escudan con precios inaccesibles para un trabajador común y fomentan la farándula y la tontería para aquellos que viven agobiados para subsistir.

Si se trata de ver que sucede en la prensa y telelevisión la estulticia alcanza cimas inigualables: noticias sobre la vida privada de personas que aportan cero al desarrollo de la sociedad, muchachas en trajes menores que lucen sus grandes nalgas o abundantes pechos y a las que le ocultan sus cerebros, deportistas muy pequeños en número y que ganan en un año lo que miles no ganarán jamas en su vida entera de trabajo y un olvido total a esos otros que si realizan deporte en barrios y comunas y que pagan por su camiseta.

Si Victor y Volodia en sus vidas trabajaron por elevar el nivel de vida del trabajador. este acto demuestra que su semilla no ha sido sembrada en vacío. Uno ve en el extranjero que son los exiliados quienes sostienen la cultura de nuestros pueblos y sus tradiciones ante la ausencia casi total de acción de nuestros gobiernos. Para que hablar de la dictadura.

Lautaro Cotal R.


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.