Viernes 24 de Noviembre del 2017

Más articulos

¿Tenemos conciencia de clase cuando votamos?

Por: Vladimir Cotal San Martín. Es común hoy en día escuchar que el concepto de clase está obsoleto. Si hablas de conciencia de clase, todos te miran como bicho raro. Sin embargo, una mirada más profunda a las estadísticas de las últimas elecciones presidenciales en Chile parecen apuntar a que existe una conc


“Hoy sabemos que Chile quiere seguir avanzando”

“Hoy sabemos que Chile quiere seguir avanzando”. Michelle Bachelet remarcó la noche de este domingo que hay que “construir nuestra unidad en torno a las demandas mayoritarias de los ciudadanos y ciudadanas”.


La derrota de Piñera y el posicionamiento de Guillier

La derrota de Piñera y el posicionamiento de Guillier. Ambos candidatos disputarán el balotaje en diciembre. El conservador no alcanzó las expectativas, mientras el independiente se consolidó.


Canciller con Piñera, ¿y los demás?

Todo indica que conversación de Muñoz con candidato de la derecha no se replicó con otros. Aspirantes sostuvieron encuentros con diplomáticos extranjeros. En su momento, causó molestia en los sectores progresistas y de izquierda el encuentro reservado, o briefing (informe), que sostuvo el Canciller, Heraldo M


Nueva presidenta del Colegio de Periodistas de Chile

La académica Margarita Pastene fue elegida por abrumadora mayoría. Hizo un llamado a potenciar la presencia de los periodistas jóvenes en la organización. Finalizado el proceso eleccionario del Colegio de Periodistas de Chile, materializado a lo largo de todo el país, la periodista y académica, Margarita Pas


La persistencia del papel de los medios

 


La persistencia del papel de los medios


septiembre 8, 2017

Están vigentes las advertencias de Salvador Allende. Un poderoso sistema que opera a favor de tesis conservadoras y contra-reformistas y de imposición de ideas retardatarias.

Gonzalo Magueda. Periodista. Muy pocos defienden hoy la tesis de “la objetividad” de los medios de comunicación. Quizá es más peligrosa la actitud pasiva frente al rol de la prensa que, por cierto, tiene una enorme influencia en la vida política, social, cultural y recreativa de la población.

Se deben tener en cuenta elementos como que en Chile todos los impresos de circulación diaria tienen una línea editorial conservadora, todos pertenecen a dos consorcios periodísticos privados y todos, hoy, son conducidos por quienes se oponen al proceso de reformas que se vive en el país. Un cuadro similar se observa en cuanto a las radios, en alrededor de un 90% en manos de grupos económicos locales y trasnacionales extranjeras. Todos los canales de televisión tienen conducción de línea editorial conservadora -incluido Televisión Nacional, el definido “canal público”-, responden a una conducción política de sectores de derecha y están en manos de grupos financieros nacionales y de trasnacionales de las comunicaciones y la telefonía.

En definitiva, en el país hay un poderoso sistema que opera a favor de tesis conservadoras y contra-reformistas y de imposición de ideas retardatarias, sin dejar de recurrir al diversionismo, la distorsión y la construcción de realidad para influir en la población.

Desinformación

Hace unas semanas, el candidato presidencial del mundo independiente y de centroizquierda, Alejandro Guillier, sostuvo que él informa de sus propuestas programáticas y se refiere a temas del país, y suele no salir nada en los medios tradicionales. Advirtió que los periodistas que cubren su campaña debieron reconocer que no han leído nada sobre el candidato, ni están interiorizados de sus planteamientos.

La Presidenta Michelle Bachelet hizo ver en reiteradas ocasiones que no se informa de los contenidos y efectos de las reformas y políticas públicas implementadas por su administración. Sin embargo, hay una proliferación de notas especulativas y en ocasiones distorsionadoras respecto a su Gobierno y su persona.

En Chile rige la implementación de tesis comunicacionales que apuntan a la generación del miedo y el enojo social, la construcción de realidades como instalar una alta incidencia de delincuencia y existencia de terrorismo en el país, la relevancia de sensaciones y percepciones por encima de hechos y datos concretos, y tergiversación de sucesos y procesos, como ha ocurrido especialmente con las reformas y las políticas sociales.

Defensa de ideas y veracidad

De allí que cobre vigencia el planteamiento del Presidente Salvador Allende que, ante un acoso como el actual durante su administración, sostuvo la necesidad de llevar adelante una “operación verdad” para salirle al paso a “una cortina de mentiras”.

El jefe de Estado indicó en su momento que el papel de la prensa democrática debía ser el defender con ideas y decisión el proceso de transformación y exigió que la prensa dominante al menos se desempeñara con respeto a la verdad.

Lo claro que desde esos años quedó más evidenciado que, pese a engaños que se quieren instalar, los medios de comunicación al final de cuentas juegan un papel en defender los procesos transformadores y reformistas en el país o, por el contrario, en oponerse y sabotear dichos caminos, defendiendo un modelo económico empresarial, privatizador y trasnacional, y una institucionalidad autoritaria y retrógrada.

El ejemplo del papel de la prensa dominante y conservadora en contra del Gobierno de Allende, que incluyó el conspirar en contra de la administración de la Unidad Popular, sus llamados a la desestabilización e instalación del caos, es elocuente a estas alturas y señala hasta dónde puede llegar el sistema de medios en la actualidad, en el objetivo de desacreditar y debilitar al actual Gobierno y también a las opciones políticas de continuidad de su proceso reformista democrático.

Respuestas necesarias

Es así que se sigue insistiendo en la necesaria respuesta de prensa popular, social, pro-transformaciones, que permita avanzar hacia un equilibrio informativo, una diversidad comunicacional y una veracidad en la información y el análisis a que tiene acceso la opinión pública.

Esto cobra cardinal importancia sobre todo en un periodo de elección presidencial y parlamentaria, donde las operaciones mediáticas apuntan sobre todo a las candidaturas progresistas, de centroizquierda y transformadoras.

Se puede seguir comprobando que los medios de comunicación gravitan decididamente en los procesos políticos y sociales y también en la lucha ideológica y programática. Un desafío vigente y que, por tanto, trasciende al mundo de la prensa, sino que interpela al mundo político e intelectual.

Publicado por: elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.