Viernes 24 de Noviembre del 2017

Más articulos

¿Tenemos conciencia de clase cuando votamos?

Por: Vladimir Cotal San Martín. Es común hoy en día escuchar que el concepto de clase está obsoleto. Si hablas de conciencia de clase, todos te miran como bicho raro. Sin embargo, una mirada más profunda a las estadísticas de las últimas elecciones presidenciales en Chile parecen apuntar a que existe una conc


“Hoy sabemos que Chile quiere seguir avanzando”

“Hoy sabemos que Chile quiere seguir avanzando”. Michelle Bachelet remarcó la noche de este domingo que hay que “construir nuestra unidad en torno a las demandas mayoritarias de los ciudadanos y ciudadanas”.


La derrota de Piñera y el posicionamiento de Guillier

La derrota de Piñera y el posicionamiento de Guillier. Ambos candidatos disputarán el balotaje en diciembre. El conservador no alcanzó las expectativas, mientras el independiente se consolidó.


Canciller con Piñera, ¿y los demás?

Todo indica que conversación de Muñoz con candidato de la derecha no se replicó con otros. Aspirantes sostuvieron encuentros con diplomáticos extranjeros. En su momento, causó molestia en los sectores progresistas y de izquierda el encuentro reservado, o briefing (informe), que sostuvo el Canciller, Heraldo M


Nueva presidenta del Colegio de Periodistas de Chile

La académica Margarita Pastene fue elegida por abrumadora mayoría. Hizo un llamado a potenciar la presencia de los periodistas jóvenes en la organización. Finalizado el proceso eleccionario del Colegio de Periodistas de Chile, materializado a lo largo de todo el país, la periodista y académica, Margarita Pas


Soberanía informativa

 

Soberanía informativa

agosto 30, 2017

Vendrán distintos periodos de la historia del pueblo chileno y ahí estará este cañón de largo alcance para la promoción de demandas y batalla de los trabajadores.

Editorial. El Siglo. No es suficiente cumplir 77 años. Hay que pensar en los 77 años que vienen.

El pasado otorga una base de solidez que debe permitir asumir el presente y jamás abandonar el futuro.

Es así que El Siglo se acerca a sus ocho décadas con un nuevo formato de su edición impresa, con un PortalDigital efectivo y con presencia en las redes sociales. Es la complementación de las herramientas.

En su momento se habló de las nuevas tecnologías de las comunicaciones. Hoy se habla de la agenda digital. Intentamos insertarnos en esas dinámicas, y aunque sabemos que disminuye la lectoría de medios impresos, apostamos también por la continuidad de ese instrumento útil a muchos sectores del pueblo.

Comprendemos la dinámica de los 140 caracteres, pero no desechamos la opción de los cientos o miles de caracteres que son imprescindibles para el análisis, la documentación, la batalla de las ideas, el conocimiento, el debate, el estar bien informados.

Tenemos la convicción de que no basta con quedarse en las herramientas y técnicas del periodismo. Lo vital son los contenidos, las líneas editoriales y las maneras que se ejerce esta misión que debe tener un sentido social, de servicio al pueblo.

En ello, no podemos renunciar -aunque no siempre lo logremos- a un periodismo militante, creativo, inteligente, audaz, analítico y crítico. Eso incluye vencer miradas rígidas, sectarias, acomodaticias y acotadas que, por lo demás, le hacen perder veracidad y credibilidad a la prensa popular y social.

Cuando asistimos a una especie de crisis ética en muchos espacios de la sociedad chilena, incluido el del periodismo, apostamos por una prensa ética, apuntalada en principios que signifiquen garantizar el derecho a la información y la dignificación de la labor comunicacional.

Este es un periódico que, a diferencia de otros, se reconoce en una línea editorial. No engaña a nadie, ni oculta sus ideas, sus objetivos, su misión. Es una forma de hacer periodismo transparente frente a la sociedad. Tampoco le tiene miedo al uso de un lenguaje y de definiciones que el formato dominante quiso o quiere desechar y omitir, como si el periodismo, los sucesos de la patria y los procesos de la sociedad fuesen algo inocuo, aséptico, neutral.

Desde que se fundó, y hay que repetirlo sin complejos, El Siglo se puso al servicio de los trabajadores, del pueblo, de las demandas sociales, de la defensa de la soberanía, de la promoción de proyectos transformadores, de la cultura popular.

Este periódico no lo fundó un millonario o un grupo económico. Lo fundó un obrero tipógrafo, promotor de la organización y lucha de los trabajadores. Luis Emilio Recabarren, quien llamó a ilustrar al pueblo, a contribuir a su fortalecimiento, a entrar al debate con sabiduría, y hacer periodismo de calidad.

Por mantener sus principios y su misión, a lo largo de su transitar, este diario fue asediado, hostigado, clausurado, perseguido y muchos de sus periodistas y trabajadores reprimidos, encarcelados, relegados, exiliados, ejecutados y hechos desaparecer.

Hay que imaginarse la solidez del proyecto periodístico, ideológico y las capacidades humanas puestas en marcha -pasando por dos periodos dictatoriales y la persecución policial, de poderes fácticos y la derecha política- para comprender cómo El Siglo puede llegar a sus 77 años y con proyección futura.

Como es un periódico de indesmentible compromiso con el pueblo, labor social e informativa, sin fines de lucro, consecuente con un periodismo popular y de servicio social, reivindica la necesidad de avances legislativos y normativos, que incluyan aspectos como equilibrio del avisaje estatal, subsidios a medios sociales, garantía de diversidad informativa. Y que no vengan con reclamos cadenas periodísticas privadas que fueron salvadas de la quiebra con dineros del Estado, el cual les sigue fluyendo ostentosamente.

Hoy el país conoce prácticas comunicacionales destinadas a construir realidades, instalar tesis dominantes, criminalizar al movimiento social, censurar a las fuerzas y propuestas transformadoras, saturar de información a la gente, intoxicar con lenguajes de confusión e imponer agendas informativas.

Frente a eso no basta el diagnóstico y la denuncia. Por eso desde El Siglo no nos casamos con la preverdad ni la posverdad, sino con la veracidad. Trabajamos por una soberanía informativa. Establecemos una agenda informativa propia. Damos cuenta de los procesos y de las líneas de pensamiento popular y transformador. Somos libres de hacer aquello y no nos subordinamos al lenguaje, las pautas, las tesis, que surgen de posturas conservadoras, antipopulares y hegemónicas. Por ello somos contra-hegemónicos.

El país, el pueblo, requieren no solo mayor pluralidad comunicacional, sino también contar con sus medios. Privilegio que tienen de sobra los grupos económicos y sectores sociales hegemónicos. A eso, como ha sido toda su historia, está dedicado este periódico, sin prejuicios ni temores. Siempre buscando hacer una labor profesional, de calidad, asertiva, contributiva, educativa, informativa, de debate y reflexión.

Vendrán distintos periodos de la historia del pueblo chileno y ahí estará este cañón de largo alcance para la promoción de demandas y batalla de los trabajadores, como herramienta para la lucha ideológica y para respaldar las luchas transformadoras y populares.

 

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.